Atención al cliente y autorizaciones 91 564 54 54
¿Hablamos?
Te llamamos gratis

¿Quieres contratar?

Te llamamos gratis
de lunes a viernes de 9 a 21h

Te llamamos gratis

¿Quieres contratar?

Te llamamos gratis
de lunes a viernes de 9 a 21h

Bienvenido al servicio de contratación de Euskaltel

¿En qué podemos ayudarte?

Uno de nuestros asesores comerciales se pondrá en contacto contigo.

¿Cuánto tarda una portabilidad en realizarse?

Cuando iniciamos el proceso de portabilidad de una compañía telefónica a otra, siempre nos surgen ciertas dudas sobre cómo será el proceso, si vamos a estar sin servicio en algún momento, o sobre cuánto tarda en hacerse efectiva, momento a partir del que ya estaríamos en la nueva operadora.

Esto último es una de las preocupaciones más comunes, sobre todo en clientes que dependen del teléfono o de Internet para hacer su trabajo. Por esto, vamos a intentar dar un poco de luz sobre cuánto tarda el proceso de portabilidad.

¿Cuándo se hace efectiva una portabilidad?

Por regla general, una portabilidad debería estar realizada en un plazo de 24 horas desde la solicitud del usuario, sea cual sea la modalidad (portabilidad de línea móvil o fija). Esto significa que, si pedimos la portabilidad un martes a las 8 de la tarde, esta debería ser efectiva el miércoles a la misma hora.

Sin embargo, las portabilidades suelen hacerse en el tramo de madrugada comprendido entre las 2 y las 6, por lo que el plazo habitual para realizarla sería hasta el jueves a las 6 AM. Esto, denominado técnicamente como "ventana de cambio", se hace para evitar que el usuario se quede sin línea durante el día.

En el caso de portabilidades de fibra o telefonía fija los tiempos pueden variar. Aunque el plazo establecido para la realización de la portabilidad es el mismo que en el caso de una línea móvil, las instalaciones fijas puedes conllevar algún trabajo en la línea por parte del operador, ya sea para modificar el cableado, cambiar el teléfono, o incluso para hacer una instalación nueva desde cero (por ejemplo si nos vamos a una vivienda nueva).

¿Qué es exactamente una portabilidad?

Una portabilidad es el proceso por el que un cliente puede cambiar de una compañía telefónica a otra conservando su número de teléfono actual. Por este motivo, es un proceso mucho más común que la baja, ya que en este caso perderíamos el número, y nos darían uno totalmente nuevo en la nueva compañía.

¿Cómo funciona la portabilidad?

El primer paso es hacer una solicitud de portabilidad en la nueva compañía. El usuario no necesita avisar a su operador actual, ya que es la nueva compañía la que realizará los trámites con la actual. Cuando se deja constancia de la solicitud, la nueva compañía contacta con la actual del cliente para transmitirles el deseo de este de darse de baja.

Es ese momento comienza el proceso de portabilidad. Como hemos dicho antes, este proceso dura poco más de 24 horas desde este momento hasta que el cliente ya tiene su línea funcionando sobre las infraestructuras del nuevo operador.

Para poder operar con la nueva compañía, necesitaremos una nueva tarjeta SIM (que dependiendo del terminal en el que se use será MicroSIM o NanoSIM). Esta tarjeta nos la debe entregar la nueva compañía antes de que se realice el cambio. Lo que se recomienda es que, la noche en la que se va a realizar la portabilidad, se coloque la nueva SIM en el teléfono, de forma que por la mañana ya debería estar 100% operativa y funcionando. Sea como sea, la nueva operadora debe informar al cliente (normalmente mediante SMS) sobre el momento exacto en el que se llevará a cabo el cambio.

¿Puedo cancelar una portabilidad ya solicitada?

Los usuarios tienen derecho a cancelar la portabilidad debido al derecho al desestimiento. Sin embargo, al ser un proceso tan rápido, la Ley no es demasiado clara al respecto, por lo que existe cierto vacío legal sobre cuál es el periodo de desestimiento oficial. Es habitual que este periodo sea de 14 días desde la solicitud de portabilidad, pero no siempre es así. Por tanto, esto dependerá del contrato que firmemos con el nuevo operador.

Lo más recomedable es leer la letra pequeña y todas las cláusulas de ese contrato, en el que debería estar indicado cuál es el periodo. Si decidimos cancelar la portabilidad fuera de dicho periodo, podríamos incurrir en penalizaciones o reclamaciones de la compañía.